Ángel de los Ríos y Ríos, crónica de un proceso por lesiones. Año 1893

No cabe la menor duda de la inmensa calidad humana que caracterizaba a Don Ángel de los Ríos y Ríos (El Sordo de Proaño), ni de su merecida distinción como «Cronista oficial de Santander». Pero también es cierto que era un personaje de fuerte carácter, que se dejaba llevar por las pasiones, lo cual le ocasionó no pocos problemas con la justicia, y un continuo deambular por los juzgados hasta pocos años antes de su muerte.Lo que sigue, más que un relato, es la transcripción de las crónicas que el diario santanderino «La Atalaya» publicó durante el proceso judicial llevado…

Leer artículo completo